Gaceta: Interiorismo

Proyecto Interiorismo:
Casa Palacio

Texto de: Javier Herrera / Ana Corona

Campamento

Entrevistamos a Teodoro Rodríguez, arquitecto y curador responsable del servicio de interiorismo de Casa Palacio, y un experto en crear refugios a la medida que sin importar sus límites espaciales se convierten en un rincón de expresión sin escalas.

La construcción de Casa Palacio

Empezamos a planear Casa Palacio en el 2005 y abrió al público en diciembre del 2006, en diciembre del año pasado [2016] cumplió exactamente 10 años.

A partir de que yo tomé el área de interiorismo como responsabilidad, reestructuramos la forma de trabajar todo lo que se hacía. La reestructura consistió en formar un taller de diseño, desarrollar todo un proyecto de interiores, que va desde la distribución de los muebles, hasta modificaciones arquitectónicas para una propuesta integral de diseño.

Siendo una tienda, lo que hicimos fue definir diferentes niveles de servicio, desde una asesoría, que es la venta de productos, hasta el desarrollo de un proyecto integral para proyectos residenciales y de oficina. El reto ha sido elevar el nivel que tenemos de propuesta como tienda, al nivel profesional de un servicio de interiorismo.

La reinvención de los espacios y su importancia en la actualidad

Puede ser un poco cliché decir “la casa soy yo”, pero es cierto, podemos tú y yo comprar un departamento en un mismo edificio y la solución que vas a demandar tú y la solución estética que pides puede ser totalmente diferente a la mía, aunque vivamos en un espacio que en medidas pueda ser idéntico. Esa es la parte más interesante, cuando llego a mi casa llego a mi refugio y tengo que estar cómodo, tiene que atender a mis necesidades, no solamente de función sino que sea un espacio a donde yo llegue y me sienta protegido, me sienta cómodo, me sienta yo.

En ese sentido, la casa siempre había sido un tema funcional, era donde vivías, donde comías, donde dormías, donde te cuidabas a ti mismo, pero conforme ha ido avanzando y conforme ha ido madurando la sociedad, se ha puesto mucho más interés y más atención a la parte del diseño como un complemento de tu forma de vida, donde puedes expresar lo que eres, cómo eres y cómo lo vives.

La época que está viviendo México, su diseño, su identidad

Espacialmente hablando es un momento difícil de entender, antes todos vivíamos en casas y ahora ves muchos departamentos, las escalas han hecho que el diseño se vea de una manera diferente. Resulta que los espacios empiezan a ser limitativos, los departamentos se han ido reduciendo en tamaño o en escala, y es justo ahí donde requieres de los servicios de un profesional para sacarle el mayor jugo o imprimirle todas las posibilidades que te ofrece el buen diseño.

La reestructura consistió en formar un taller de diseño, desarrollar todo un proyecto de interiores, que va desde la distribución de los muebles, hasta modificaciones arquitectónicas para una propuesta integral de diseño.

De esta forma el diseño está volviéndose un tema muy importante en todos los niveles, no solamente en la parte arquitectónica, sino, en la parte comercial. La gente está mucho más familiarizada con lo que está pasando en el mundo, con las propuestas de diseño, con los estilos, con las influencias y lo que está pasando en otros lados que al final quieres hacer propio, lo quieres hacer tuyo.

Es una etapa muy interesante, en la cual el diseño en México está tomando una madurez que antes no tenía. Vivimos en un mundo globalizado en donde las influencias viajan en un clic y estás expuesto todo el tiempo a lo que está pasando en todo el mundo. En México se está viviendo un auge de identidad propia, de nacionalismo, de estilo típico, que ha servido precisamente para recuperar y darle importancia a este ser nuestro, tanto en diseño, como en forma, como en personalidad.

Cuando llego a mi casa llego a mi refugio y tengo que estar cómodo, tiene que atender a mis necesidades, no solamente de función sino que sea un espacio a donde yo llegue y me sienta protegido, me sienta cómodo, me sienta yo.

En este sentido, tenemos muchas ventajas comparados con otros países, sobre todo los desarrollados, seguimos contando con toda la parte de la mano de obra, de la manufactura, de la artesanía, que enriquece cualquier otra parte del diseño; entonces si tú sumas una a la otra, al final tienes más, porque tienes ese lado mexicano, esa parte del saber, del detalle, que en otros lugares está 100% industrializado. De esta forma en Casa Palacio podemos ofrecerte productos que se vendan en Palacio de Hierro o fuera de él, bajo un formato de ventas cruzadas que genera una riqueza en marcas y productos que nadie tiene.

Regresar a Gaceta